viernes, 8 de enero de 2010

Vacaciones 2.0

Cómo cambia la vida, cuando yo era niño, por ejemplo en la primaria, no existían los teléfonos celulares, así que las vacaciones consistían en irse a una "finca", un hotel o una combinación de las anteriores, en el primer y tercer caso, no había teléfono, tocaba ir "al pueblo" a llamar en una de las famosas oficinas de "Telecom", obviamente todo era considerado llamada de larga distancia (más caro), tocaba hacer filas, esperar a que lo comunicaran a uno, le dieran el número de la cabina, y rogarle al espíritu de Alexander Graham Bell que la novia y/o amiga estuviera en casa para atender esa llamada; la única forma de enterarse de las cosas era que uno de chiripa llamara a la persona correcta en el momento correcto, de otra forma, se caía su casa y ud solo se enteraría al regresar de vacaciones. El el caso de los hoteles, uno podía dar un número telefónico y de habitación, cabaña, etc... y tener fe que en caso de algo de importancia, alguien tuviera la bondad de llamarlo a uno...

Pero por más que usted lo intentara, por más filas que hiciera en Telecom, nunca se enteraría de todo, usted viviría unos días o unas semanas en una cápsula de desinformación, luego llegaría a su casa a darse cuenta por falta de pago le cortaron alguno(s) de los servicios públicos, que el 24 de diciembre un borracho arrolló el perro de su futura EX, a la misma que usted llamó al día siguiente a hacerle bromas sobre el inmundo animal, ignorando que este ya descansaba en paz.

Luego, cuando yo estaba a mediados del bachillerato, llegaron a Colombia los primeros teléfonos celulares, pero por varios años las vacaciones seguían siendo iguales porque las redes de telefonía celular no tenían cubrimiento en esas zonas rurales que los papás escogían para vacaciones; unos años después ya había cubrimiento suficiente y la comunicación era relativamente buena, pero a la larga lo único que cambió fue que ya no íbamos al Telecom, cada uno tenía su teléfono en el bolsillo y las comunicaciones personales voz-voz eran más fluidas, pero eran solo eso: personales.

¿y qué pasa con el correo electrónico?¿con el Facebook, Twitter y demás?

Los más gomosos, hace unos años, íbamos "al pueblo" y/o pagábamos tarifas absurdas por acceder a Internet al menos una vez al día, pero eso son paños de agua tibia para aquellos acostumbrados a andar online todos los días.

En mis vacaciones de 2006 di un modesto primer paso usando Internet por demanda, es decir, pagando por Kb para mantenerme al tanto de mis correos electrónicos, redes sociales y demás; por demanda es relativamente costoso pero estar totalmente desconectado no era una opción, no hay mucho que hacer en una finca alquilada a media hora de Villavicencio, ho hay "pueblo" cerca  y para llegar a Villavicencio tocaba pasar por un peaje, así que ir a enviar un correo salía muy caro.

En 2007 pasé mis vacaciones en Bogotá, en cambio en 2008... también :) así que para este final de 2009 aprovechando que iría a Santa Marta decidí usar un servicio que no existía en 2006: el Internet ilimitado por días de Tigo, esta vez, mientras estuviera despierto, estaría conectado :D

No piensen que tengo un celular ultra-sofisticado, tengo un Sony Ericsson K550i (descontinuado) no es un smartphone, ni soporta redes 3G, en fin, un aparato al alcance de casi cualquiera; en Santa Marta me encontré con que hay cobertura de la red EDGE que soporta mi celular, desafortunadamente es el EDGE más lento que he usado en mi vida, a veces casi parecía GPRS, pero en las noches funcionaba casi como en Bogotá, no me quejo, esperaba algo peor de Tigo, cuya red de datos me ha dejado incomunicado en varias ocasiones fuera de la ciudad.

En el hotel que nos alojamos había un recién estrenado servicio de WiFi que no pude poner a prueba ya que mi teléfono no soporta esa tecnología (lo barato sale caro), pero la ventaja era que no dependía del Hotel para tener acceso a Internet, así puedo subir una foto como esta a la Web en el preciso instante y lugar que la estoy tomando, es una experiencia muy agradable estar acostado a solo un par de metros de las olas, en plena noche, relajado, y poder leer a mis contactos de Twitter, mi novia hacía lo mismo con su Facebook, etc., gracias a Opera Mini pudimos subir fotos tomadas con el celular, a nuestras redes sociales para compartirlas con nuestros contactos.

Eso es para mi la versión 2.0 de unas vacaciones, es ir a un lugar nuevo para descansar, pero sin tener que desconectarme de las cosas que me gustan y me interesan.

Para sus próximas vacaciones le recomiendo:

-Un teléfono celular con acceso configurado a la red de datos de su operador (ojo que Comcel tiene el Internet por días más costoso, casi el doble que Tigo aunque en ciertas zonas se puede justificar el gasto extra).
-Si tiene GPS mejor aún, puede conocer sitios turísticos sin perderse gracias a servicios como Nokia Maps, o puede salir a caminar, trotar o correr por la playa estando al tanto de la distancia recorrida, velocidad, calorías quemadas, recorrido, etc, etc, etc gracias a aplicaciones como Tracker de Sony Ericsson o Nokia Sports Tracker
-Debido a que normalmente las redes de datos fuera de las grandes ciudades no son precisamente de alta velocidad, usar un navegador como Opera Mini es casi obligatorio, ya que comprime el contenido Web antes de enviarlo a su celular y le permite tanto descargar cosas de Internet, como subir cosas a Internet; com Opera Mini subimos fotos a twitter y a facebook, adjuntamos las mismas en correos electrónicos, etc durante mis vacaciones, es casi como tener un computador, solo que un poco más pequeño jaja.
-No está de más una aplicación de mensajería instantánea (chat) como eBuddy Mobile, Fring o Nimbuzz, pero hay muchas opciones.
-La aplicación de Gmail para celulares es una maravilla de usar aunque no permite adjuntar archivos a los correos, para eso usé Opera Mini.
-Snaptu es una manera interesante de tener varios servicios móviles en la misma aplicación, puede interactuar de una manera muy práctica con su Twitter, Facebook y demás.
-Tener configurada la Banca Móvil de su celular, así podrá, como lo hice yo desde la playa, pagar servicios, recargar su celular con saldo extra, hacer transferencias, etc.

En fin, esa fue mi experiencia Web en vacaciones, sería interesante conocer la suya.

Hasta la próxima...

2 comentarios:

Kozure Okami 浪人 dijo...

Mr Andrew, como esta la ciudad donde creci?

que chevere que este On Line todo el tiempo.

Saludos desde la vacia y fria y llena de humos Bogota.

Anónimo dijo...

Hola Andrés, sólo quiero compartirte dos anectodas, la primera trata de un pueblo donde trabajé un tiempo, no había teléfonia domiciliaria (los celulares, ni se oía), sólo había una cabina de Telecom, te llamaban por un parlante ubicado en los altos de la oficina, se enteraba todo el pueblo que te llamaban (señor X su llamada está en linea), decían algunos habitantes, que algunos criminales se valían de los parlantes de Telecom para hacer llamar a alguien y luego lo asesinaban tan pronto llegaba a la cabina.
La segunda anecdota, es de un amigo que fué de las primeras personas que compró celular en la ciudad de San Juan de Pasto, lo curioso era que mi amigo no era pastuso era oriundo del Putumayo, en ese tiempo la "coquita" te permitia darte tus lujos :)

Exitos.
Hernán V.