jueves, 20 de noviembre de 2008

y hablando de pirámides ...

El tema de las pirámides está en estos días sobre la mesa obligatoriamente, así que este humilde servidor no se ha aguantado más las ganas de dar su aun más humilde opinión.

Hace ya muchos años, y de muchos me refiero a bastantes años que existe la teoría económica de las pirámides, por ahí he revisado algunos artículos y parece haber muchas versiones y orígenes, ponernos a hablar de eso es tan aburrido como dispendioso.

Recuerdo que en la época de mis estudios de Bachillerato participé por primera vez en uno de esos juegos económicos, el "dueño" del juego era un niño muy mayorcito de grado 10 que pasaba por el patio ofreciéndonos multiplicar nuestro dinero, para la época creo que un pasaje de bus costaba algo así como $500 pesos, así que cuando un niño como yo le invertía $15.000 pesos pues la cosa era "big deal" para uno que tenía economía de lonchera.

La verdad es que la cosa funcionaba, mi colegio era relativamente grande, por si algunos lo conocen era el Colegio Antonio Nariño Corazonista de Bogotá, así que había suficientes niños para que el tema trabajara de acuerdo a lo planeado, la mecánica básica es simple: yo pongo dinero y atraigo mas gente para que ponga lo mismo y atraiga a aun mas gente, a medida que entra gente detrás mío pues una pequeña parte de lo que aportan pasa por mi bolsillo y la mayor parte pasa al propietario del juego, el caso es que la situación se vuelve sumamente lucrativa con una enorme rapidez y facilidad, cuando uno menos se da cuenta el dinero llega de personas que uno jamás a saludado siquiera, se siente súper !

El problema es que la cosa duró poco, al rededor de 3 meses, resultó que el numero de estudiantes del colegio no era infinito, así que al cabo de ese tiempo no hubo quien más entrara a la pirámide así que el dinero dejó de entrar, así mismo dejamos de ganar nosotros los "inversionistas" la cosa se acabó, los papás de los niños ahí si pusieron el grito en el cielo y el niño que creó el juego tuvo que auto expulsarse del colegio ya que le rompieron la cara un par de veces después de la banca rota.

Como ya lo dije en un post anterior, los grandes tienen su propia versión de los juegos de los chicos, así que ni mas faltaba, unos cuantos años después, y de un momento a otro resulta que las pirámides al fin llegaron a las grandes ligas.

Cuando la cosa sale del patio de un colegio privado pues hay un ligero aumento de posibles inversionistas, el target pasa de unos cuantos cientos a unos cuantos millones!...ahora si "BIG DEAL"

El problema es que uno no puede andar por ahí armando pirámides, las matemáticas son tan claras y precisas como crueles, cientos de años de economía humana no han sido en vano: las pirámides siempre colapsan, para que funcionen necesitarían un numero infinito de inversionistas, lo cual es obviamente imposible.

Otro problema aun más grave es que en su etapa inicial son increíblemente lucrativas, por eso la gente invierte, porque el cuento no es solo carreta, SE VE QUE FUNCIONA ! entonces hay una explosión de gente con historias reales de "compré casa y me sobró para el carro", cuando la gente que no sabe nada de economía ve esas cosas pues cree haber visto a Dios, entonces se apresuran a invertir cada centavo, literalmente venden hasta el mugre de las uñas para "invertirlo".

Luego de varios meses o quizá años pues los inversionistas dejan de llegar y la cosa colapsa, una enorme cantidad de personas habrán visto multiplicados sus ingresos, pero los últimos en entrar LO HABRÁN PERDIDO TODO. Esta vez la norma matemática se cumplió como siempre, y ya he leído de un par de suicidios de gente que vendió hasta la casa para invertir el dinero, pero en ese momento su pirámide colapsó y se quedaron en la calle, con solo papeles sin valor legal que los acredita como inversionistas de un negocio inexistente que nunca les regresará su dinero, muchas veces el fruto de toda una vida de trabajo.

En las últimas semanas hemos visto en todos los medios de comunicación como las pirámides caen y la gente acude como loca para intentar recuperar su dinero y linchar a los propietarios que lógicamente ya no están, son verdaderas multitudes que van desesperadas a recuperar lo que ya no existe, muy triste pero es el precio de la ignorancia.

En el caso de DMG pues la idea fue más sofisticada, el hombre se ingenió múltiples formas de hacer parecer su negocio como algo verdaderamente viable, amplió la actividad económica para hacer ingresar dinero por otros conceptos, hasta donde entiendo llegó a adquirir electrodomésticos y otras vainas en gran cantidad para obtener buenos precios de compra y venta... en fin, llevó a las pirámides a un nuevo nivel.

El señor David Murcia definitivamente es un hombre inteligente y como buen Colombiano se las supo ingeniar para mantener sus operaciones en un emocionante y lucrativo límite, su pirámide ha sido la mejor de todas hasta donde entiendo, pero no por ello dejaba de ser pirámide, así que para seguir funcionando tuvo que permitir el ingreso de inversionistas que no obtuvieron su dinero precisamente del trabajo honrado, y mucho menos buscaban multiplicar sus ingresos, lo que buscaban era lavar dinero y por obvias razones, DMG era la oportunidad perfecta.

Una vez abierta esa puerta el negocio puede funcionar mucho más tiempo que una pirámide tradicional, pero el precio de la inmortalidad es alto, el dinero se mancha de decenas de actividades ilegales; no por nada el señor Murcia andaba en Panamá listo para fugarse de la ley, no por nada tenía más de una docena de escoltas, etc, etc, etc.

El Gobierno vio caer a muchas pirámides, en todos los medios se advirtió de su fragilidad y su inevitable destino, la gente no quiso hacer caso y muchos pagaron las consecuencias. Ahora DMG parecía superar todos los pronósticos pero los indicios de dineros mal habidos apoyando una actividad económica inaceptable debido a su naturaleza auto-destructiva hicieron que el tema se le saliera de las manos al señor Murcia, tarde o temprano iba a caer; los narcos y la guerrilla no iban a dejar que el pueblo siguiera haciéndose rico a costa de sus dineros, esta forma de parar a DMG es maluca y afecta a muchos inversionistas, pero si se dejaba crecer se convertiría en una bomba de tiempo que en su momento explotaría acabando con la economía nacional.

En resumen:

  1. No importa como la disfracen, así vendan agua bendita y construyan iglesias... una pirámide siempre cae afectando enormes cantidades de los más nuevos "inversionistas".
  2. Ningún negocio legal aparte de las grandes compras y ventas de enormes corporaciones puede generar dividendos tan grandes; nunca, ni siquiera en el caso de las grandes corporaciones puede hacerlo en tan poco tiempo.
  3. Si hay formas de ganar mucho dinero en poco tiempo, pero no es cosa de grandes masas humanas haciendo millones de pesos de un día para otro. Suelen ser grandes ideas de una sola persona.
  4. El dinero siempre se debe transformar para obtener más dinero, nunca se puede obtener dinero confiablemente a partir del mismo dinero...  o me cambiaría usted un billete de $20.000 pesos por uno de $50.000 pesos de puro buena gente?
  5. Si no conoce a profundidad los pormenores de un negocio, no invierta todo su dinero en este solo porque a su vecino le fue bien, se debe saber porqué y hasta cuando va a funcionar !

Hasta la próxima...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Diego, te escribo desde la cuna de DMG (La Hormiga Putumayo). Lo único que quisiera agregar es que mas allá de que el negocio de David Murcia Guzmán sea el ejemplo de la cultura colombiana del dinero fácil, él y su empresa representa las exclusiones a que ha sido sometido nuestro departamento.

Exitos,
Hernán Vallejo.

Caycedo Bloom dijo...

Es increible que piensen que el dueño de un blog llamado andresruiz se llame Diego.