miércoles, 27 de mayo de 2009

¿acá tienen wifi?

Voy a una entrevista de trabajo en la 94 con 11, me hacen seguir, me siento en la esquina más antisocial que encuentro y comienzo a esperar y a observar.

Siempre hay una vieja bien fea arreglada como si estuviera muy buena, tratando de disimular sus desperfectos a punta de fajas, pantalones súper apretados, pañete en cantidades, tinturas, etc.

También llega el niño bueno con busito de rombos, la vieja realmente buena que aspira a conseguir el trabajo por su aspecto, llegan los señores con su portafolios y zapatos desgastados de tanto llevar hojas de vida a mil partes diferentes.

Yo, desde que vi la cantidad de gente, perdí la esperanza, para mi, cuando citan a más de 10 personas entonces la cosa son ventas, y… ¡ cómo odio las malditas ventas carajo ! Solo me quedo por curiosidad, a ver qué quieren que vendamos y cómo van a tratar de convencernos con el cuento que nos vamos a volver ricos en esa empresa, que acá el que menos gana son 5 millones y que el producto se vende solo, blablabla. En fin, espero.

Casi de último llega uno de esos tipos, de los que abundan en este país, con su traje súper play, su gabán tipo Neo, hablando con no se quién diablos con su Motorola V3, el acento de gomelo de vereda me saca más de una sonrisa, luego cuelga, abre su maleta contramarcada con el logo de HP, saca su computador portátil en medio de todo el mundo y comienza a preguntarle a la recepcionista:  ¿ Oye, acá tienen WiFi ?

La niña, con cara de ¿a ver? le dice que si, el pelmazo le pregunta que cual es la clave… por Dios, estoy a punto de reventar de la risa, será que la niña le va a decir una clave a un desconocido, a grito herido delante de todos los demás.

Al final, ella se le ríe en la cara muy disimuladamente y le dice que la red es solo para funcionarios, que no le puede dar la clave – Buena campeón (pienso yo) era de esperarse.

El fulano este, se queda con cara de novia plantada unos segundos y luego procede con el plan B, toma su computador, se cambia de puesto, queda delante mío, y comienza a abrir archivos de Excel, Word y demás (no hace nada con ellos), luego abre Internet Explorer y comienza a hacer intentos fallidos de conectarse a alguna de las redes disponibles, al fin logra encontrar una y parece que carga… oh sorpresa, el niño tenía afán de revisar: Su Facebook !!! jajaja. Luego de unos segundos la red se le cae y comienza de nuevo, de nuevo le carga y abre otra ventana y procede a revisar su correo de Hotmail. En fin.

Después de casi una hora de espera, en tipilín no hace mayor cosa, me queda claro que lo único que quería era mostrarle a todo que tiene un computador portátil, o algo así.

Al fin llega la señora entrevistadora, muy linda ella comienza a meter cuento, cuento que yo ya me se de memoria, me quedo unos minutos, luego me pongo de pié y me voy.

Poco más de 3 horas perdidas que me sacan la piedra, pero no tengo cara de puño, el tipo del computador evita eso, no paro de reírme y reírme y reírme sin parar mientras camino a la autopista.

El cuento es que la situación me parece ridícula, este tipo no tiene trabajo, no llegó en carro ni moto ni bicicleta ni nada, y aun así, sin necesidad alguna (porque dijo que no estaba estudiando) carga un computador portátil a una entrevista de trabajo solo para sacarlo en medio de todo el mundo para poder revisar su Facebook y su correo electrónico.

Aspirando a que por cosas de la vida el tipo algún día caiga en este humilde y poco popular blog, le escribo a él y a los que son como él:

Bogotá es una ciudad peligrosa, más aun con la llegada del alcalde Diamante (como le llaman de cariño), uno no carga un computador portátil a menos que sea absoluta e imperiosamente necesario, de lo contrario le puede pasar lo que le pasó a mi compañera de trabajo: le robaron el computador a pocas cuadras de su casa, los ladrones ya sabían lo que llevaba y donde lo traía, le robaron el equipo y tuvieron el descaro de ponerlo en venta en una compra-venta del mismo barrio (esta vez la policía no sirvió para un carajo) y le tocó sacar con el dolor del alma $700.000 pesos de su bolsillo para comprar su propio computador. Que horror de país.

Ahora, todo el espectáculo e incomodidad de sacar su computador en la sala de espera, conectarlo a la corriente eléctrica y perder media hora buscando una red inalámbrica sin seguridad no era necesario, al menos no en estos días porque:

  • Aun su viejo teléfono celular soporta aplicaciones J2Me, así que con ese pequeño aparato puede revisar tranquilamente su Facebook, su correo electrónico y prácticamente cualquier otra cosa.
  • Opera Mini  es un navegador para teléfonos celulares, le permite visitar casi cualquier página Web desde la comodidad de su teléfono celular. (si, puede revisar su Hotmail, Yahoo Mail, Gmail, Facebook, etc, etc, etc como si estuviera en su computador de escritorio o portátil.
  • Si tiene cuenta en Gmail y quiere una forma un poco más nativa de revisar su correo, puede descargar la aplicación de Gmail para teléfonos celulares, personalmente la recomiendo, es una maravilla, un placer de usar.
  • Si lo que quiere es chatear, la oferta es amplia, mi preferido es miniFring o Fring (depende de su teléfono celular) lo puede descargar en el siguiente vínculo.
    Otra opción es eBuddy, tambien hay otros.
  • También hay Skype, clientes para Twitter, etc, etc, etc.

En resumen, no de papaya y no sea boleta, rara vez necesita realmente su computador, use mientras pueda su teléfono celular, y si no planea gastar en acceso a internet… hay una amplia oferta de teléfonos celulares con Wifi en el mercado.

Hasta la próxima…

3 comentarios:

LaMiaw dijo...

Lo más gracioso es que le pregunte la clave a la recepcionista, que campeón!!! la gente por que será tan ridícula y tan burra, seguro la recepcionista le iba a decir si de una ya te la doy!! solo por chicanear con su juguete nuevo!! ojalá el lea tu blog y se encuentre con este post algun dia!!

Kozure Okami 浪人 dijo...

juajuajuajua...

es que..bueno, que mas se espera en una situacion de estas???

La verdad tambien era como para matarme de risa semejante Bobazo.

Apuesta: a que se llama Yeison Estiv?

Anónimo dijo...

¡ cómo odio las malditas ventas carajo !
ja,ja,ja...

Exitos.
Hernán V.